Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 30 de junio de 2012

¡VIAJANDO DE MÉXICO A PERÚ! (Relato Breve)

El esperado viaje aéreo de México a Perú  había llegado. Miroslava, una joven turista mexicana iba sentada al lado de una ancianita compatriota nuestra.  La amable señora llevaba la cabeza inclinada y las manos juntas... muy apretadas, parecía rezar fervorosamente. Cuando les llevaron el menú de la cena, la extranjera muy nerviosa dijo que no comería absolutamente nada; su opción fue permanecer quieta y leer la apasionante historia de MACCHU PICCHU, al menos hasta que el pájaro de acero aterrice. Dijo que era su primer vuelo, y el miedo a volar, era una pesadilla  para ella. 

Otro pasajero, experto en viajes, al observar a la turista muy tensa, decidió tranquilizarla, diciéndole que volar no era para preocuparse tanto, la seguridad de la aerolínea y el placer de estar arriba, era un deleite que te permitía ver el cielo azul y las nubes, como los dulces de algodón, esos que venden en las ferias y en los carruseles, aunque no puedas tocarlas.

Todo marchaba de maravilla y gracias a Dios no había nada de qué alarmarse, pero... justo cuando iban a aterrizar, las ruedas de estribor no tocaron la pista para nada, lo cual hizo que la aeronave se desviara y se dirigiera en línea recta hacia la torre de control... qué nervios! 





Los motores rugían como león, con mucha fuerza. La experiencia de los pilotos lograron elevar y estabilizar a la nave  otra vez, evitando, por escasos metros, que se estrellara con la torre.  Los pasajeros casi en shock alcanzaron a ver a los controladores tendidos en el suelo, con las manos sobre sus cabezas. Estar ahí era para vivir momentos escalofríantes. El segundo intento para aterrizar, fue mejor y perfecto.

Cuando se apagaron los ensordecedores motores, volvió la calma y los pasajeros más relajados y en fila india, comenzaron a descender del avión.

La noble y buena ancianita peruana separó sus manos y miró sonriente al pasajero amigable que tranquilizara a la nerviosa Miroslava y le dijo: "Usted tenía razón... No había absolutamente nada de qué preocuparse", dándole enseguida, una cálida palmadita en la espalda y guiñándole el ojo derecho a la turista mexicana, que con esta experiencia, se animó a volver  más decidida y emocionada a conocer nuestro IMPERIO INCA.

A. Nuria Lourdes (11:05 p.m.)

27 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola José, qué gusto. Gracias por venir.
      Te dejo un abrazote desde Perú.

      Eliminar
  2. Hola Nuria!!! Que susto que se llevaron. La primera vez que subí a un avión tenía un cosquilleo en el estómago desde la noche anterior. Bsssss y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia amiga, qué alegria!
      Gracias por comentario y por tu visita. Felíz de verte.
      Besitos y abrazos!

      Eliminar
  3. Uff, menudo susto!
    Que tengas un feliz fin de semana.
    Cordial saludo desde Mérida -España-.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramón, muy contenta con tu visita a este humilde rincón. Me alegra que te haya gustado.
      Abrazostes también para tí, desde Tarapoto-Perú.

      Eliminar
  4. Un relato de suspense total por el respeto que le tengo a los aviones y eso que mi primer viaje (y único) fue desde Sevilla hasta Argentina del tirón ¡Tantas horas! Aquello no tenía fin.
    Muy bonito guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaaaa Lola. Igual le tengo mucho respeto a los aviones, me aterroriza volar y lo peor, nunca lo he hecho porque no me atrevo. Sin embargo te felicito por ser osada y vivir la experiencia de surcar los aires, me imagino tus momentos de suspenso por llegar.
      Amiga, gracias por estar aquí.
      Besitos. TKM!

      Eliminar
  5. Eso de volar me aterra un poco...pero bueno hay veces que no queda más remedio.
    Precioso Relato, Nuria.
    Abrazos y Recuerdos a tu Fantástica Familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro, pues ya somos dos... también tengo pánico a volar y creo que tendrá que ser en casos extremadamente urgentes... qué miedo!
      Gracias por tu visita.
      Cariños y abrazos también para tu familia.

      Eliminar
  6. Preciosa en su vida al Señor Dios y para nosotros también, hermanos, visitantes y lectores de este magnífico espacio. Que el Señor te bendiga y te guarde. Y eso, le falta inspiración para enviar mensajes que nos llenan de paz, alegría y amor.

    Excelente tu post, porque ustedes tienen un beso en mi blog, es en la parte inferior de la página.

    ESTE BLOG es valiosa. Pasa allí y conseguir ...

    En Cristo,

    ***Lucy***
    http://frutodoespirito9.blogspot.com/

    Visite también: http://discipulodecristo7.blogspot.com/
    Blog de ​​un hermano muy querido.
    Ve y echa un vistazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaaa, qué gusto conocerte. Eres bienvenido siempre por aquí.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Vengo de visitarte también y te felicito por tener un cálido y acogedor espacio.
      Saludos desde Perú.

      Eliminar
  7. A mi no me da miedo volar, pero le tengo cierto respeto.
    La última vez fué hace años, volviendo de Tenerife el avión cogió bolsas de aire, parecía que íbamos por una carretera llena de baches y el aterrizaje fue brusco... que susto.
    Pero afortunadamente, como en tu historia, todo salió bien.
    Da gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charyyyyy holaaaaa. Bienvenida por aquí. Me apena decirlo, pero en mi caso, yo si tengo mucho miedito subir a un avión... no creo que resista un viaje; pero dicen que siempre hay una primera vez, cuando llegue ese día tendré a mano mis pastillitas para dormir... jijijiji, y despertar cuando hayamos llegado a nuestro destino.
      Besitos y gracias por tu visita.

      Eliminar
  8. Pues si que era para asustarse, supongo que un aterrizaje con problemas es peligroso. A mi me encanta volar, claro que el único percance que tuve es que una vez había una tormenta de relámpagos, pero como me gustan me lo pase genial.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Campo, si que te dejaste extrañar.
      Todo transporte siempre tiene sus riesgos. Me encantaría decir lo mismo que tú, que no tengo miedo... pero con penita digo que sí!
      Te felicito porque eres arriesgada y te gusta vivir con la adrenalina a full, qué chévere.
      Espero algún día decir lo mismo... jijiji.
      Besitos!

      Eliminar
  9. Excelente relato, buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  10. Vine a agradecer la visita y comentar y decir que me alegro mucho seguir mi esquina. Usted es especial para el Señor Jesús.

    Ya que después de ...

    En Cristo,

    Lucy

    ResponderEliminar
  11. Yo no le tengo miedo a volar pero sí debo reconocer que alguna ideíta siempre se me pasa por la cabeza. O sea, miedo no, pero respeto sí. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  12. Qué bueno! Sin embargo yooooo... por Dios, tendré que subir dopada. Jijijijiji.
    Besos!

    ResponderEliminar