Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 30 de abril de 2012

¡VISITA AL DENTISTA... UN DÍA DE TERROR!

Visitar al DENTISTA, ahora ESTOMATÓLOGO, que significa, tratar también las enfermedades que aquejan nuestras encías y boca, fue el peor suplicio de mi vida y todo por mejorar mis dientes.

Desde hace mucho, mis dientes iban de mal en peor, lo cual necesitaba, atención urgente, pues justo cuando tenían que ponerme unos fierritos para juntarlos, ahora los famosos BRACKETS, perdí a mi padre... y adiós a la curación y a todo el proceso. Sucedió cuando tenía 13 o 14 años.

Entonces decidí, en compañía de mi esposo, no retrasar más este momento y acudí al médico, sin más, ni más, no había excusa, no había peros que valgan.

La Clínica deslumbraba con su decoración, excelente pulcritud, la señorita secretaria muy amable, hasta que llegó el momento de: -¡Señora por favor, pase por aquí!-, enseguida la famosa silla de torturas, perdón, la silla, donde tienes que sentarte, con el cuello y mandíbula relajados, hasta que empiece, la curación.




De verdad, que para mí, fue escalofríante. Mientras venía la Doctora, observé el material quirúrgico, variedad de pinzas de metal, de todo tipo, grandes, pequeñas, delgadas, gruesas, algodón, gasas, anestesia, jeringas... parecía que harían un experimento conmigo... no lo sé, lo único que quería era levantarme y salir corriendo.

Después del respectivo saludo con la Doctora: -¡Bien Señora, empezaremos con anestesiarla!-, me aterroricé tanto, que comencé a temblar, parecía una niña, a lo que le dije: -¡Tengo miedo!-, ella me sonrió y me dijo: -¡Tienes que colaborar, si quieres tener una bonita sonrisa!-, entonces y cogida fuertemente de la mano de mi esposo, el cual, estaba ya preocupado por mi casi pánico, me lancé a la anestesia.

Pasaron escasos minutos, que para mí, parecían interminables y sentí, mis labios, encías y lengua adormecidos... y la Doctora preparada para comenzar con mi tortuosa curación.

Después que pasó todo, y de enjuagarme una y otra vez la boca, al fin dijo: -¡Hemos terminado, ya puedes ir a casa!-, sentí un enorme alivio y por supuesto, las ganas de irme inmediatamente.

El proceso con mis dientes es largo, pero confío en que todo va a salir bien.

Llegué a casa y al mirarme al espejo, me puse a llorar de dolor, porque la anestesia ya había pasado, y de verme casi igual que la CHILINDRINA DEL CHAVO DEL 8. 

La Doctora me había tallado los dientes, dejándome parecida, a una vampira, claro, la semejanza, muy lejos de la original, pero mi mente que volaba a mil, me transportó a los horribles castillos nocturnos y yo volando por ahí y asustando a todos con mi dentadura.

¡Comer así, ya se imaginan... terrible!.

El día de hoy Lunes, me han citado para las 5:00 p.m., la tortura comenzará de nuevo, a lo que digo: -¡NOOOOO, POR FAVOR, OTRA VEZ... YA NOOOOOO!, pero como dice mi esposo: 

-¡Mi amor, es por tu bien!-, Jajajajajaja... ustedes qué dicen?.

Nuria Lourdes (12:10 a.m.)


23 comentarios:

  1. Hola, paso a devolverte la visita. Muchísimas gracias por comentar y tienes toda la razón, he tenido una infancia preciosa junto a mis padres y mis abuelos muy rica en cariño y amor.

    Te comprendo perfectamente, a mí también me da mucho miedo el dentista, es el único médico al que le tengo miedo, porque aunque con la anestesia no te duela la "operación" el pinchazo sí que duele y odio el sabor metálico de la aguja y la anestesia... Te mando vibraciones positivas, que todo esto se te haga leve. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, qué gusto tenerte por aquí, gracias por tu comentario, eres desde ya, bienvenida.
      Gracias por las energías y buenas vibras, realmente las necesito.
      Un abrazote.

      Eliminar
  2. Que casualidad que he pedido vez para este jueves porque me rompió un premolar, si no sonrío no se ve. Ahora mismo anulo la cita.
    ¡Gracias!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola André, discúlpame si mi nota te ha hecho desistir de tu cita, creo que debes ir.
      Te dejo un abrazo grande.

      Eliminar
  3. No soy la más adecuada para darte ánimos. Tengo que ir hace un montón y no voy. No porque me dé miedo, la verdad, sino por pura vagancia. Y eso que pago un seguro dental y todo. Deben estar encantados conmigo porque no les hago gasto ninguno. Un besote y ánimo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por ese valor, y trata de ir, porque cuando más dejas pasar el tiempo, tus dientes van sufriendo y sin darte cuenta.
      Un abrazote y besitos.

      Eliminar
  4. A mi no me dan tanto miedo los dentistas.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicitaciones por eso, y me alegro por tí.
      Besitos y abrazos también.

      Eliminar
  5. Olá, gostei do seu blog...Votos de coragem para voltar ao dentista....

    Cumprimentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mucho gusto y bienvenido, encantada con tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo te animo a seguir. Una de mis hijas ha tenido brackets y la pobre con la casi peor edad que te lo puedan poner, con 12-13 años,aguantó estoicamente todo el proceso, ella siempre dice que merece la pena, a consecuencia de ello también se lo puso mi sobrina y dice lo mismo. Tienen una sonrisa preciosa, con una dentadura que no les importa para nada reír a carcajadas.Tengo una amiga de 26 años que se los ha puesto hace unos meses y tiene a demás gomas de arriba a abajo, unas piezas como de goma blanca sobre los molares...¡terrible!! pero es una valiente que se alegra de hacerlo.
    Me hereido con tu forma de contar tu visita al dentista (yo me resisto a llamrle estomatólogo)
    Ánimo y verás como te alegras que tienes ya de por sí una sonrisa muy bonita.
    ¡Besitos y que lo pases bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus lindas palabras Lola, me da mucho gusto contar con ellas, lo que más necesito es valor, jajajajajaja... para entrar al dentista tranquila.
      Besotes también para tí.

      Eliminar
  7. jajajajajajajajajajajajajaja....DIOS MIO MAMÁ CUANDO NO TÚ!! HACIENDO REIR TANTOO....q divertido así que todo esto esta sucediendo allá en Tarapoto kn la visita al dentista jajajajajaja pero ánimos MAMITA LINDAA tu eres HERMOSÍSIMA Y kn este pequeño arreglito uyyyyy DARÁS QUE HABLAR CON TANTA BELLEZA TE AMOO MUCHO MAMIIII Y TRANQUILA KN LA VISITA AL DENTISTAA.....BESOS
    P.D: io quiero una foto kn los dientesitos de chilindrina jajajajajajajaajajaj :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Reyna bellaaaaaaaa... qué alegría que te haya gustado y sobretodo que te hayas reído muchísimo con mi nota de hoy.
      Me alegras el corazón con tu lindo comentario.
      Te amoooooooooooooo mi Reyna bellaaaaaa!.
      Besotes.

      Eliminar
  8. Unos chistes para sacar esa angustia.
    El dentista le dice al paciente:
    ¡Jo! Tiene usted la carie más grande que he visto en mi vida, la carie más grande que he visto en mi vida, la carie más grande que he visto en mi vida.
    Bueno, bueno, no tiene por qué repetirlo tanto.
    No lo he repetido, ¡Es el eco!
    Un señor va al dentista pues tenía los dientes muy amarillos. Llega donde el dentista y le dice:
    Doctor, tengo los dientes amarillos, ¿Qué me recomienda?
    El doctor responde, corbata marrón.
    Un abrazo, Nuria y Recuerdos a tu Familia. Hazle caso a tu esposo. Después lo agradecerás ¡Ya verás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy divertidos y graciosos chistes, me haz levantado el ánimo.
      Y le haré caso a mi esposo. Jajajajajajaja, es el que me da ánimo.
      Un abrazote.

      Eliminar
  9. ANDA QUE....TODO SEA POR SALUD Y LUCIR DE PASO !!!
    BESOSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen consejo Rosa, lo tendré en cuenta y gracias por animarme con tus lindas palabras.
      Un abrazote!.

      Eliminar