Seguidores

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 10 de abril de 2012

¡EL JINETE Y EL NIÑO!... Cuento Corto.

Las hojas secas de los árboles, se agitaron tanto con el viento, que caían una a una y sin cesar.  
El aire era cada más fuerte, que hasta la arena revoloteaba al ritmo de su torbellino.

Él, un robusto jinete se vistió, cogió sus botas de cuero, su camisa blanca de manga larga, su pantalón vaquero y salió dispuesto a ensillar su caballo negro, de pura sangre, tendría que salir temprano y casi amaneciendo para el trabajo forzoso de la chacra, recoger la cosecha de papayas, no era tarea fácil para nadie.

Subió al caballo y cogió las riendas, agitó su sombrero de paja y salió como rayo, retando cualquier peligro del camino.
No había luna, y la oscuridad obligaba al jinete a cabalgar más despacio. Eran las 3:40 a.m.


 En la fría madrugada, logró divisar a lo lejos, un bulto blanco, tirado en la tierra, trató de avanzar más rápido, para ver de qué se trataba y mientras lo hacía, un llanto de bebé, llegó a sus oídos... no podía dar crédito a lo que veía, ese bulto blanco, era un niñito, envuelto en pañales, tiritando de frío... él no lo pensó dos veces, y saltó del caballo con tal agilidad, que en pocos segundos alzó al niño.

-¡Por Dios Santo, qué madre tan desnaturalizada abandonaría a su hijo!-, enseguida subió al caballo, con el niño en brazos y lo acomodó en la silla, tratando de abrigarlo, para que el frío, no termine de congelarlo.

- ¡Lo llevaré a casa, mi esposa, le dará abrigo y alimento!-.
 
De pronto, el canto de la lechuza, amenazaba un mal presagio... el jinete seguía cabalgando... el viento azotando y las gotas de lluvia, empezando a caer.

El niño lloraba, y él cariñoso y atento, comenzó a acariciarle su cabecita... sintió de repente, dos protuberancias que no eran normales, ásperas y duras y su corazón se agitó de miedo, volvió su vista otra vez hacia el niño, y se dio cuenta que esas protuberancias, eran dos cachos, iguales a los del DIABLO, su ojos eran completamente rojos y en la oscuridad brillaban tenebrosamente... entonces golpeó fuerte al caballo, mientras que con la otra mano sujetaba al niño... y emprendió veloz carrera hasta su casa... fue tan grande el miedo que no soportó más y en un instinto de supervivencia, lanzó con todos sus fuerzas al niño, perdiéndole entre los árboles.

El jinete se desplomó desmayado sobre la silla de montar, votando espuma por la boca... el caballo fiel llevó a su amo hasta su casa... y faltando escasos metros para llegar, lo dejó caer en la puerta.

Eran aproximadamente las 6:00 a.m., un gallo pinto, despertaba con su canto a todos los pobladores... la faena en la chacra, estaba a punto de comenzar.

Cuando su esposa entró para decirle que ya estaba el desayuno, el jinete estaba en el suelo... despertó asustado y se dio cuenta... que todo había sido... sólo... un mal sueño... una horrible pesadilla, había que trabajar!. 

Autora: Nuria Lourdes (12:40 a.m.)

16 comentarios:

  1. Del cuento extraigo una moraleja: El trabajo es el Diablo xD

    ResponderEliminar
  2. Muy bien este cuento ,creo que tendría que estar contento de tener trabajo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja... qué gusto tener tu visita hoy!.
      Un abrazote también.

      Eliminar
  3. Vaya cuento Nuria...a mi personalmente me gustan ese tipo de historia, siempre tienen esa pizca de ralidad.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo, ya vendrán unos más misteriosos, jajajaja. Celebro que te haya gustado.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. ¡Ufff!¡Pensaba que era cierto!
    ¡Menuda Pesadilla! todo parecía tan real.
    Muy buen relato, Nuria.
    Un abrazo y, como siempre, recuerdo a tu familia desde Asturias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pesadillas a veces parecen tan reales... pero, cuando despertamos... qué alivio!.
      Gracias por tu comentario.
      Cariños y abrazos a tu familia también.

      Eliminar
  5. Pobre hombre. Encima que tiene una pesadilla, tiene que irse a trabajar. No gana para disgustos. Jajajaja. Muy buen cuento. Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, siempre alegrando con tus comentarios.
      Un abrazote.

      Eliminar
  6. Una buena historia, llena de suspenso y misterio. El final, propicio para ir a trabajar, vaya de qué manera, jajaja.
    Excelente. Espero pronto edites tu primer libro, seré de las primeras en comprarlo.
    Saludos y ya extrañaba estar por aquí!.

    ResponderEliminar
  7. Holaaaaaa, bienvenida de vuelta. Bonita sorpresa.
    Gracias por tu comentario. Espero se de pronto lo del libro.
    Un abrazote!.

    ResponderEliminar